Saltar al contenido

Pendiente de Mujer

Sonrisa mujer pendiente largo

Si una joya es imprescindible para una mujer son los pendientes, se adaptan perfectamente en cualquier situación, hora y look sin importar la compañía.

Un poco de historia de los Pendientes

Los ejemplares de pendientes más antiguos que se encuentran en los grandes museos en la actualidad tienen más de seis mil años de historia y proceden del antiguo Egipto, donde las primeras grandes dinastías decidieron demostrar su estatus social a través del uso de accesorios tales como los pendientes. Los egipcios generalmente trabajaban con plata y con oro y usaban incrustaciones de piedras preciosas como coralina, jaspe, turquesa, amatista y lapislázuli entre otras materiales menos nobles.

Era costumbre de usar unos aros que traspasaban las orejas, realizados en oro para aumentar su valor y simbolizar la riqueza de quien tenia el honor de poseerlo. A través de la historia han le han dado innumerables propósitos, se usaban como símbolo de poder de curar las dolencias de estómago, sirvió también como recompensa civil o militar y desgraciadamente para simbolizar la condición de esclavo.

En los temas amorosos, era costumbre creer que existía un vinculo especial que une a quien los lleva con la persona que los regaló.

El uso de los Pendientes

Durante la edad media el uso de los pendientes era exclusivo de las mujeres

Por aquel entonces eran elementos que los usaban las mujeres para la conquistas de parejas. Era una demostración del estatus la familia de la que provenían al ver los hombres que eran llamativos y ostentosos. Durante la edad media según ciertos colores específicos, revelaban las intenciones de las mujeres.

Actualmente, el uso de los pendientes no queda exclusivo para solamente a las orejas. En aquel entonces se empezó a extender la costumbre de colocar pendientes por todo el cuerpo, en varios lugares de las orejas, en el ombligo, en las cejas, en la nariz, en la lengua, en el labio, en todas las partes del cuerpo incluso en lugares muy personales e íntimos. A esta técnica se la denomina piercing, todo lo que sea fuera de las orejas.

Con la perforación el tejido blando y la colocación de piercings en según que zonas, se corre el riesgo, en muchas ocasiones, se produzca un estiramiento del tejido, solo podrá ser corregido en su estado original con cirugía reconstructiva, pero estos casos son en mi contadas ocasiones y en lo mas extremos de la cultura de piercings.